1 mes y contando

Imagen

 

El 23 de Marzo a las 10:15 se me fue mi Papito, yo lo llamaba así cuando quería ser melosa, pero es la verdad, era MI PAPITO y siento que se me desgarra el alma cada vez que intento decírselo al aire porque él ya no está.

Se que era su momento y que estaba sufriendo mucho, además de él nosotros también sufríamos, y se fue tranquilo pero como un Rockstar, hoy les voy a contar quien era mi padre.

Había una vez un hombre que tenía algo de panza, pelo en el pecho y una bondad increíble. Este hombre estaba enamorado de una mujer que se llamaba Lorena y ella lo amaba con todo su ser. Se conocieron en el matrimonio de su hermano menor y él la persiguió hasta que logró que salieran. 

Este panzón además tenía unos ojos verdes preciosos, mucho más que el color de ojos que él tenía era la mirada que te daba cuando sabías que estaba de buenas, esa mirada que daba miedo si él se enojaba, era una mirada potente que no pasaba desapercibida.

Cuando el tenía 30 años tuve la suerte de llegar a este mundo y darle su título de papá, desde el minuto en que nos conocimos tuvimos un nexo bastante especial que no muchos entendían, él era mi rey y yo su princesa, estuve segura de eso al menos hasta los 10 años, porque no importaba que mi mamá fuera la reina, yo sabía que mi lugar era ser su princesa y me gustaba, porque aunque mis hombros no alcanzaran los suyos, podía en dos segundos con una mirada o con un cariño en la mano este hombre grande, este rey hiciera lo que yo quisiera. Mucho tiempo y muchas veces fui una manipuladora y muy dentro mío lo sabía hasta que crecí y dejé de hacerlo porque sentía que ya no correspondía, aunque muchas veces me sentí tentada a hacerlo, yo siempre supe que si necesitaba cualquier cosa, la manera de conseguirla era pedirsela indirectamente a él porque siempre que pudo quiso darmelo todo y este era mi papito.

Con el tiempo nos fuimos alejando y peleando y yo pude lograr una relación más cómplice con mi mamá, de la que no me arrepiento para nada porque es quien hoy me tiene en pie, y es por ella que tenemos que salir adelante pero aveces se me bajan los brazos y es casi imposible.

Llevo casi dos meses durmiendo con mi madre y sin embargo siento a mi papá en todos lados.

Ese Domingo 23 a las 11:00 cuando llegamos a la clínica sabiendo que tu ya no estabas y que habías dejado tu cuerpo fue el peor día de mi vida, aunque yo estaba preparada, no lo estaba del todo, miré a mi cuñada y me decía balbuceando porque apenas podía hablar entre las lágrimas un “se murió” y yo para no caerme abracé a mi compañero de vida a mi Pablo, al amor de mi vida que me contuvo y lloró conmigo, recuerdo que entré, medio minuto porque no quería ver tu cuerpo vacío, estabas tranquilo y eso me aliviaba, pero no quería recordarte para siempre en tu último minuto de vida.

Me duele tanto ver a mi mamá triste, sentir una pena tan grande que nose si llorar se la lleve, tener que aprender a vivir con la falta de alguien que llenaba tanto los espacios al punto de sofocarnos, yo se que no querías que fuera así, pero eras tu. Siempre cómodo y regalón, siempre nos llamabas para que te ayudaramos, o aveces nisiquiera a ayudarte, sino que a estar contigo. Tu fuiste quien me enseñó a cocinar, que se frustraba y me gritaba porque no podía aprenderme las tablas de multiplicar, quien me regaló mis primeros libros y que me llevaba de compras.

Siempre voy a recordar el miedo que me daba que tu me retaras, que mi papito me retara, porque la mamá me retaba casi a diario, pero si tu eras el que me retaba era porque era algo serio y todos arrancaban, la mamá era normal que se enojara pero se le pasaba casi altiro, contigo era más importante, ahí no quedaba ningún títere con cabeza y terminabamos incomunicados y con nuestras teles requizadas y eso significaba un castigo que debíamos cumplir.

Hoy ya no estas en la casa, ya no te puedo llamar cuando voy aburrida caminando por la calle, ya no llegas a chantajearme cuando sabes que llegué muy tarde, ya no me dices “hijita me gusta cuando andas simpática y no chuky”, ya no escucho tus silbidos para poder respirar mejor ni tampoco puedo tomarte la mano de la forma en que nunca dejé que Pablo me la tomara porque él también me toma la mano de una forma distinta y yo le decía “tómame la mano así, porque de la otra forma es cuando mi papá me toma la mano”, la argolla que mandamos a hacer en secreto para los 25 años ya no está en tu dedo aunque sabemos que mucho tiempo estuvo guardada porque ya no te cabía y porque con lo desordenado que eras habías olvidado que estaba en un cajón de tu velador y que solo la pude encontrar después de que ya no estabas. Ya no estas para repetir como mono cuando le digo a Pablo y lo llamo “Amoooooooooooor”.

Hoy lloro por todas las cosas que no voy a poder hacer contigo, porque ya no te puedo hacer cariño, no te puedo sacar puntos negros (eras el único que me dejaba felíz), porque veo a mi mamá destruida porque el amor de su vida ya no está y yo no se que voy a hacer el día que me toque a mí. Hoy lloro porque tengo tantas dudas que jamás voy a poder preguntarte a tí, ahora las decisiones las voy a tener que tomar sola, sin poder preguntarte que opinas.

Nunca te dije te amo, pero te dije que te quería hasta el último momento, me queda en el corazón que lo último que compartimos el Domingo que te fuiste a las 1 de la mañana fue que te dije “Te quiero papá” y tu que no podías hablar por tu traqueotomía me dijiste con los labios “yo también te quiero” y me tiraste un beso.

 

Anuncios

Acerca de andysztein

Mujer, 32 años, Fotógrafa Profesional, Tejedora Fulltime, dueña de @sawahechoamano, casada hace casi 2 años con Pablo, hago clases, tengo un blog y administro mi marca de tejidos hechos a mano, hago envíos a todo Chile y el mundo, y ahora hago reviews.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a 1 mes y contando

  1. makitadonoso dijo:

    Preciosa historia y preciosos recuerdos, disfruté y pude sentir cada una de las palabras que acabas de escribir… hermoso.
    Te podría escribir ánimo, fuerzas, ya pasará pero es un momento solo de ustedes. Y la manera en la que él ahora vive es a través de ti, tú eres su mejor legado y de seguro su mejor orgullo.
    Cariños

    • andysztein dijo:

      Es verdad, yo se que voy a aprender a vivir con esto y con él en otro plano pero siendo tan reciente mi mente aún me juega malas pasadas y eso es lo que lo vuelve un poco dificil por no decir imposible.
      Muchas gracias por tus palabras, por tus cariños, reconfortan
      Abrazos

      Andy

  2. Pelu dijo:

    Encontré tu blog de casualidad….buscando nuevos colegas 😛 y no sabes como me llego tu historia…tus palabras son tan sinceras y con tanto sentimiento que me llegué a emocionar.
    tu papito estará contigo siempre…..no se que más pueda decir para aliviarte…solo te mando mucho amor

    • andysztein dijo:

      Hola Pelu, pucha la verdad es que yo no busco el llanto o la emoción, no pq no me importe pero lo que he escrito me ha salido del alma y lo he hecho porque así me saco todo lo q tengo adentro, me calma aunque al mismo tiempo me da mucha pena pero me alivia mucho y pienso que si lo escribo y alguien lo lee y le sirve muchisimo mejor, siento que tiene un fin mucho mas humano que un “ayudandote a sentir” que en realidad es un copy paste de respuesta a situaciones como esta.
      Muchas gracias x lo q me dices, me ayuda mucho saber q gente q no me conoce me manda ánimos, siento que hay empatía y pienso q no todo es tan malo. Abrazos

      Andy

  3. Elisa dijo:

    Hola,
    La verdad que no se que decir en estos casos. siento que todo lo que se dice carece un poco de sentido cuando estas pasando por el dolor de perder un ser amado. Sólo decirte que me sentí profundamente identificada con el post anterior donde cuentas lo que se siente ver consumirse a un ser querido. Mi madre es enferma renal crónica, se dializa hace dos años y en estos años he ido como se va apagando, atrapada en un cuerpo que no es totalmente ella. Y aunque en estricto rigor uno se prepara, por que hace años ue sabíamos que el momento de diálisis y deterioro llegaría, nunca estas lo suficientemente preparada. Te abrazo a la distancia

    • andysztein dijo:

      Elisa: es un largo camino, yo no te puedo decir cuanto tiempo más tienes con ella pero aprovechalo, si llevas un tiempo ya así sabes que va a haber altos y bajos. Y ella por la enfermedad si no ha cambiado va a cambiar mucho, van a haber momentos en que te va a costar reconocerla porque probablemente diga cosas que no quiere decir y a mi nadie me explicó eso. Es un camino en q ella sufre y uds sufren y salir de eso te hace sentir un alivio que disminuye toda la pena que sientes cuando llegue el momento de dejarla ir. Saber que lo que escribo le sirve a alguien es lo que hace que yo me sienta aliviada. Abrazos para ti también.

  4. Josse dijo:

    Ay Andrea! después de leer el post me las he llorado todas!
    Mi madre murió hace 7 años, de una ramificación del un cáncer que había tenido hace 10 años anterior, murió joven a los 46 y yo en ese entonces tenia 19. Lloro por que siempre me hago la loca, la fuerte, pensaba que era un tema superado, que era una herida ya sanada, pero no mientras te leía, siento que me hace mucha falta, me gustaría que disfrutara mi maternidad, que viera mis logros con Inkapolar, abrazarla y decirle que la amo. que literalmente tampoco se lo dije nunca. Fui una cabra rebelde, y que sus últimos meses me dedique equivocadamente a demostrarle que seria fuerte, luchadora y feliz cuando ella no estuviera en vez de disfrutar estando a su lado.
    Lo que me doy cuenta que mientras mas tiempo vives con un ser querido más sufres por que hay mas nostalgia por lo vivido, en cambio yo me voy en puros sueños, de como hubiese sido si ella hubiese estado conmigo.
    Gracias, por la historia, por transmitir ese sentimiento, que a veces lo olvido, pero de vez en cuando me hace tan bien llorar 😀 por que queramos o no es una herida que siempre vamos a llevar y que hay que aprender a vivir con ella.
    Muchos cariños, un abrazo gigante :*

    • andysztein dijo:

      Linda, admiro tu fuerza y tu trabajo. Aveces hace bien llorar, te desahoga, te libera. Ya han pasado 7 meses y mi pena aunque sigue, ya está mas controlada, dicen que uno aprende a vivir con la pena de a poco, y aunque pase toda la vida, te vas a acordar de ella siempre, acordarse no es malo, tampoco pensar en ellos :).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s